Sunday, December 4, 2016

Una familia humana

Hay una familia humana que comparte este planeta. Aunque cada ser humano es único, compartimos la misma esencia divina del Espíritu. Esta Inteligencia extraordinaria y creativa, que muchos llaman Dios, está presente completamente en todas partes. Trabaja de maneras misteriosas y hermosas para lograr que la vida alcance su mayor expresión. La esencia de este espíritu es el Amor, y su dirección es la libertad de la expresión. La vida está llena de la evidencia de la gracia de Dios en este planeta, desde la belleza y el poder de las estaciones, hasta la sonrisa espontánea de un bebé.

De la misma manera en que esta Inteligencia extraordinaria está presente en todas partes, se expresa como yo misma y como cada miembro de esta familia humana. Todos estamos conectados, aunque a veces somos muy diferentes en cuanto a temperamento, personalidad o las decisiones que tomamos para nuestras vidas.

De este modo, la intención de esta palabra de oración es la de apoyar la vida familiar y todas sus actividades y esfuerzos. Al atender la conversación interior estimulada por los miembros de la familia, podemos dirigir nuestros pensamientos de manera que nos veamos a nosotros mismos y a nuestras situaciones con más amabilidad. Al recordar inclinarnos hacia el flujo del Espíritu que cuida a toda la Vida, surge una sensación de calma y bienestar que evoluciona. Y recordando que cada quien tiene su propia sabiduría divina que le guía y le apoya, y cada quien vive su vida en consonancia con esa sabiduría interior, estoy agradecida de poder dejar ir mis preocupaciones, sabiendo que todo va bien.  

Me alegra saber que la familia crea vínculos de aceptación, perdón y amor, y permito que cada persona en mi familia sea exactamente como es.

Ahora dejo ir mi oración a la actividad espiritual que ya se ha encargado de todos los detalles perfectamente.


Y así es. Amen.

Andra Sandberg, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa


Saturday, November 26, 2016

ARMONÍA Y PAZ

Hay una sola Vida. Es la integridad y la unidad de todo el Ser. Su naturaleza es la paz, la armonía, la sabiduría infinita, todo el poder y el amor incondicional. Este Uno es la fuente de todo, el Dador divino de Sí Mismo hacia todos. La creación es la reflexión perfecta de la unidad esencial y de la inclusión del Uno. No puede haber separación, exclusión o expulsión de la naturaleza del Espíritu puro.  

Somos hechos de este Uno que Se expresa de manera única como cada uno de nosotros; cada quien es una idea divina manifestada en la forma para poder expresar el amor, la paz y la armonía que somos. Cada persona, pensamiento, idea, actividad y situación están incluidos dentro de la integridad perfecta del Uno.

 Actúo desde mi fe en esta verdad y afirmo mi palabra para una mayor revelación de la paz y la armonía en nuestro mundo. Mi vida se transforma al abrazar una visión de unidad y paz en mi propio corazón y al vivir esta visión. Mi luz y mi paz son reveladas a todos con quienes me encuentro en la forma de amabilidad, generosidad de espíritu y fe en la bondad esencial de todo ser humano. Esta paz no puede ser disminuida por cualquier condición de discordia o injusticia que vea a mi alrededor. Estas condiciones me llaman a recordar mi conexión con todo lo que es y con cada ser en este planeta, sin importar su apariencia.

Por lo tanto, yo practico la paz. Comparto mi paz con otros, libre de juicio o expectativa. Me convierto en la paz que deseo ver en el mundo. Acepto que las mentes y los corazones de todas las personas están más y más receptivos a la armonía, la unidad y la paz que moran en el centro mismo de la vida. 

En gratitud por reconocer esta poderosa verdad, dejo ir mi palabra y dejo que así sea.


Y así es.

Vivian Strand, RScP
Centro para la Vida Espiritual, Santa Rosa


Saturday, November 19, 2016

Reverencia y conexión con la Madre Tierra

Hay una indestructible Presencia de Amor viviente, la Fuente y el Sostenedor de todo lo que es. Ese es el Poder que le da forma a lo invisible, recreando de nuevo en cada momento, siempre actuando en nombre de la Creación. Lo incluye todo: el Cuerpo, la Mente y el Espíritu de todo ser. Fluye en, alrededor de, y como la Vida.

Yo soy una parte inseparable de este Amor y de esta Vida. No hay lugar donde yo termino y el resto de la Vida comienza. Así como es cierto para mí, esto es cierto para cada aspecto de la Creación cada persona, grano de arena, gota de agua, y forma de vida. Todos están conectados y todos son instrumentos acogidos por el Uno.

Reconociendo esto, afirmo un mundo en el que los recursos son valorados, cuidados y compartidos. Dejo ir cualquier creencia de carencia, limitación o separación. Reconozco el desarrollo perfecto del Potencial Infinito, satisfaciendo las necesidades de todos los accionistas de la creación. Acepto para todos una mayor reverencia y conexión con la Madre Tierra acogiendo su belleza, sus lugares silvestres y sus criaturas. Me abro a una experiencia más profunda del Amor entre todos, y visualizo un mundo en el que la norma sea colaborar para preservar e intercambiar los regalos y la belleza de la Tierra.

Estando en Dios, me siento en casa. Al conocer esta Verdad Espiritual, me siento reconfortada y agradecida. Libero esta oración al corazón del Amado, donde ya se ha conocido y hecho.

Y así es.

Amada Colt, RScP

Centro para la Vida Epiritual, Santa Rosa