Tuesday, January 3, 2017

Abundancia, generosidad y alegría

Hay una Fuente abundante en este universo. Este Gran Espíritu está saturado de bondad infinita. Es omnisciente, da todo de Sí, provee todo, ama sin reservas. Es posibilidad infinita, paz sin fin, seguridad y bienestar inagotables. ¡El Espíritu es la abundancia abundante! 

Sabiendo esto, sé que yo también soy una con este Espíritu poderoso. Estoy envuelta en este amor, esta generosidad, este júbilo de satisfacción y plenitud. La libertad increíble del Espíritu está en mi corazón y estoy envuelta en Su abundancia infinita que vive en cada célula de mi ser.

Yo afirmo esta generosidad del Espíritu, esta maravillosa abundancia de amor y libertad que es mi vida. Irradia paz y felicidad a través de mí. ¡Soy libre para ser quien soy! Soy libre para determinar mi horario, escoger mi “ritmo”, elegir mis alegrías. Mi corazón está lleno para dar —doy de mi amor, de mi tiempo, de mi dinero— a todos los que lo necesiten, y mi cuerpo está lleno de energía inagotable para dar y dar y dar. Al dar, soy feliz sabiendo que todas mis necesidades —y las de mi familia y mis mascotas— se cumplen con facilidad y no nos falta nada. Acepto que todo va bien, y estoy llena de gozo, felicidad y bienestar.

Siento un humilde agradecimiento por este conocimiento y toda su bondad, y siento paz al expresar esta gratitud. 

Suelto y dejo ir esta oración con completa comprensión, plenamente consciente de que ya está hecho. Sé que la abundancia ilimitada es la verdad.


Y así es.

Lynn Ruebush

Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Friday, December 16, 2016

Oración para el albergue para todos los inmigrantes

Dios existe y Dios es todo lo que existe, expresándose en cada momento, cada situación, en todas partes como una presencia Divina de amor, plenitud, calidez y protección. Dios es la esencia de la paz, la fuente de toda la existencia que en este momento envuelve a todo ser viviente con luz y receptividad.

La luz brilla sobre cada momento de la experiencia como la totalidad absoluta que rodea a cada ser con seguridad y albergue. Ya que Dios es omnipresente, también Es la esencia de cada individuo y de cada experiencia individual.

Al declarar lo anterior como una verdad inalterable, acepto que los inmigrantes del mundo son recibidos con acogimiento, invitación, comprensión, compasión, aprecio y amor. Acepto que cada ser, sin importar dónde haya comenzado su viaje o en qué tierra nueva se libre de su carga de temor y pérdida, halle el lugar perfecto que le albergue, permitiendo que su corazón se llene de esperanza, y su mente de pensamientos de paz.

De manera especial dirijo mis oraciones de paz y seguridad a los niños, que se abran para saber que son preciosos para el mundo, acogidos, alimentados, vestidos y enaltecidos en cada momento. Que cada uno encuentre su valor y mérito como parte de nuestro futuro, y que crezca constantemente en valentía, creatividad y fortaleza.

Asimismo, declaro que cada persona que abre su corazón, sus puertas o sus cofres para ofrecer albergue, invitación y sustento, está profundamente bendecida como una expresión del amor, la amabilidad y la sanación de Dios.

Afirmo esta oración como la palabra de la Verdad que ya ha comenzado el proceso de manifestación en la forma y en la experiencia, techo y suelo, agua y comida, esperanza y confianza.

Siento alegría en el corazón y estoy agradecida por esta oportunidad de hablar y presenciar una creciente y mejor plenitud de vida para las multitudes a quienes llamamos refugiados.

Aceptándolo como hecho, dejo ir mi oración y lo declaro hecho.

Y así es.


Maggie Rose Marek, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa


Tuesday, December 13, 2016

Generosidad del Espíritu

Creador Divino, aquello que vivifica toda la vida, Tú eres el Único. Toda la vida proviene del Espíritu y vuelve al Espíritu. Llamémoslo Dios, Amor, Luz Sagrada, no importa el nombre, Es el Todo en Todo.

Yo soy una expresión individualizada del Uno, así como lo son todos y todo lo visible e invisible. El Espíritu está creando a través de mí, como yo misma, por mí y de mí.

El Espíritu da a todos por igual. No hay separación en la mente y en el corazón de Dios, ni juicios, ni retenciones. De este modo, reconozco que no hay límite para la generosidad de este Espíritu creativo. El Espíritu siempre está dándose a Sí mismo a través de esta experiencia que llamamos vida. El Sol nace y da su luz libremente a todo el mundo; el aire que respiramos no tiene límites. No hay nada que yo pueda hacer que cause que la naturaleza deje de nutrirme.

Esta es la naturaleza del Ser Divino. Al abrir mi corazón y enfocar mis pensamientos en el Espíritu dadivoso detrás de la vida, reconozco la generosidad del Espíritu y veo que estoy llena de Luz y Amor. Estoy inmersa en un mundo hermoso que es abundante en todo sentido. Ya sea en cuanto al dinero, las relaciones, el modo sabio de sustento, la paz interior o cualquier otra posible preocupación, ahora regreso a esta idea de la generosidad abundante y sé que todo está bien. Yo soy un lugar en el que el Espíritu está presente. Reconozco que yo también soy generosa de espíritu en todos mis asuntos. Tengo más que suficiente para dar, así que abro mi corazón y me permito recibir.

Respiro y me relajo. Permito que estas palabras me llenen con la paz y el alivio que provienen de la gratitud. Gentilmente, le doy las gracias al Uno.

Y simplemente dejo ir; suelto esta palabra sabiendo que ya está hecho. Y así es.

Claire Victor, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa