Sunday, August 20, 2017

Oración afirmativa para la salud física

Hay una Vida, una Ley, que crea, comprende y coordina todas las leyes físicas. Este Uno vive como Su creación; el Espíritu amorfo ha tomado forma para poder expresar y experimentar Su propia naturaleza. La belleza, la sabiduría, la gracia y la perfección de este Uno es la esencia y la sustancia de todo lo que es. No hay separación entre el Creador y la creación.

Este Creador perfecto vive Su vida en mí, como yo y a través de mí. Su perfección se revela en y como mi vida, mi corazón, mi cuerpo. Es mi alma y mi sustancia.

El Espíritu no puede ser obstruido, alterado o limitado. Al abrirme a esta comprensión, dejo ir cualquier idea de limitación para mí misma. El Espíritu nunca está estancado. Siempre está creando y su creación es buena. Yo soy buena, mi cuerpo es bueno. El Espíritu se renueva a Sí Mismo en mi cuerpo con cada aliento, y soy renovada. Las vivencias de la renovación y de la acción correcta se manifiestan en mi cuerpo en este mismo momento. Yo creo que mi cuerpo es la sustancia del Espíritu y que el Espíritu solamente elige lo bueno. Confío en mi propia vitalidad al apoyarme en la Presencia amorosa del Espíritu en mí y como yo misma.

Con gratitud y confianza en la bondad eterna del Espíritu, dejo ir esta palabra a la Ley Divina, a la acción creativa del Espíritu que siempre responde con un Sí.

Y así es.


Sherry Vierra, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Sunday, August 13, 2017

Oración afirmativa para la confianza en la vida

Dios, Espíritu, Jesús, Buda, sea cual sea su nombre, es la fuente y el sostén de todo lo que existe. Esta fuerza creativa siempre obra en favor de la creación. Es la Conciencia única que se mueve en, alrededor de, a través de y como la Vida. Es el amor y la compasión incondicional que se expresan a través de lo visible y lo invisible, lo conocido y lo desconocido. La totalidad de Dios es incontenible, inquebrantable, omnipresente, disponible al 100%, y acoge a todos en su abrazo.

En esta totalidad de Dios, yo estoy hecha del Amor de la Divinidad. Es la sustancia y la esencia de mi ser. Dios es cada aspecto de mi cuerpo, mente y espíritu. Yo soy inseparable de esta bondad. Es la naturaleza de mi ser, siempre lista para expresarse en mi vida. Me abraza con ternura mientras duermo y me besa la frente al despertar. El amor, el poder y la inteligencia de Dios caminan a mi lado, actuando para mi mayor bien. Dios es mi propio aliento y el latido de mi corazón. Yo soy el recipiente y el instrumento de la Divinidad, y estoy aquí con un propósito.

Desde esta conciencia, declaro mi palabra para mí misma. Dejo ir la charla inútil de la mente. Cuando surge un pensamiento o una emoción que no me ayuda, me doy cuenta de ello con amabilidad y permito que me guíe hacia su principio espiritual opuesto. Si siento miedo, afirmo el Amor. Afirmo que las emociones y los pensamientos inútiles se convierten en oportunidades y herramientas para recordarme la verdad de mi ser. Me abro a una perspectiva más amplia. Confío en que estoy justo donde debo estar y que Dios está conmigo. Confío en la inteligencia de la Vida en medio de cualquier situación y circunstancia. Estoy dispuesta a descubrir la verdad acerca de mí misma para conocer mi unidad con la Vida más completamente. Me acepto y me amo a mí misma y a los demás más fácilmente. Me rindo a la voluntad de Dios, agradecida por cualquier forma en que la vida se presente.

En gratitud, celebro mi comprensión de esta verdad espiritual acerca de mí misma y de todos los seres.

Sé que esta oración es conocida y está hecha en el Uno que me creó. Todo está bien.

Y así es.

Amada Colt, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Monday, August 7, 2017

El poder sanador del amor

Solo hay una presencia amorosa. Es la Fuente y el sostén de todo. Es la raíz y el fundamento de la vida. Esta vida es una expresión del amor de Dios, que crea de nuevo en cada momento. Es Dios, en el centro, debajo de la superficie, detrás del velo, en todas partes sin excepción. El amor es el aliento y el latido del corazón de la existencia, lo visible y lo invisible, lo conocido y lo desconocido. Es la inteligencia divina y el potencial inherente en toda la vida.

Yo estoy hecha de este amor. El amor es la sustancia de mi ser. Late en mi corazón, respira y se expresa a través y alrededor de mí y como yo. Yo soy inseparable de ese bien. Le nombro Dios y Amor. Es la naturaleza y la actividad de mi vida. Este amor está adentro, debajo y detrás de todo lo que se presenta en mi vida. Estoy envuelta en su abrazo, siempre.

Desde este lugar de integridad e inseparabilidad, pronuncio esta palabra para mí y acerca de mí. Declaro que aun en la presencia del dolor y de un corazón herido, el amor aún está presente. Permito que se abra mi corazón, y siento ese lugar tierno. Estoy dispuesta a mirar profundamente dentro de mí misma. Me doy cuenta de que el amor no está ausente. Vuelvo mi atención hacia ese Amor que reside en mí, que es la fuente y el sustento de mi ser. Descanso en este santuario. Me apoyo en él y siento el amor que me sostiene. Dejo que todo aquello que sea contrario al amor se disuelva y se transforme. Permanezco en el Amor que está tan cerca como mi propio aliento. Fluye a través de mi cuerpo, gira alrededor de mí, y está en todo lo que veo, digo, hago y pienso. Tengo la seguridad de que mi confianza y certeza en esta verdad permiten que la vida y el amor se desenvuelvan perfectamente.

Con un corazón agradecido, acepto y encarno esta verdad espiritual.

Esta oración ya es conocida por, y es un hecho en, el corazón y la mente de Dios.

Y así es.

Amada Colt, RScP
Center for Spiritual Living Santa Rosa



Tuesday, August 1, 2017

Oración para la sobriedad

La creación existe por medio del amor y la voluntad de Dios. No hay nada fuera de Dios. La Divinidad es la fuente y el sostén ­­de todo lo conocido y lo desconocido, lo visible y lo invisible. Dios está presente en todas partes, en todos los mundos, en todos los universos, en todas las dimensiones y planos de la existencia. Dios es la sustancia divina del ser, formado y no formado. Dios está aquí en este momento y siempre, dando de su amor y luz de maneras infinitas e ilimitadas a toda la vida.

Yo estoy hecha de este amor infinito de Dios. Yo soy una hija de Dios. La presencia divina vive en cada aspecto de mi ser. Es mi herencia divina. Estoy hecha de esta sustancia divina. Soy inseparable de este bien. Dios respira y ama a través de mí. Dentro de mí existe ese anhelo divino de conocer plenamente la presencia total, íntegra y perfecta de Dios. No hay lugar en mi vida en el que Dios no esté presente. La presencia de Dios está en mí, se expresa a través de mí y como yo misma. Vivo en la totalidad del Uno compasivo.

Desde este lugar de unidad, pronuncio esta oración para mí y para toda la vida. Afirmo mi voluntad inquebrantable de estar presente ante la vida. Practico la gratitud con todo lo que aparece. No importa como aparezca, confío en que está aquí para mi beneficio. Estoy dispuesta a soltar las antiguas maneras inútiles de evitar, escapar o adormecerme. Recuerdo que mi poder superior, Madre-Padre Dios, Espíritu —como quiera que lo llame— es todopoderoso y siempre me ama. Me abro a Su apoyo y guía, los cuales están disponibles al 100%. Reemplazo los hábitos inútiles y busco asociarme con las personas que me rodean. Elijo la conexión en vez del aislamiento. Afirmo las decisiones, las actividades y las relaciones que apoyan mi crecimiento espiritual y mi sobriedad. Soy más amable conmigo misma y me perdono más fácilmente. Reconozco mi progreso y suelto la tendencia de pensar demasiado. Interrumpo el diálogo interno que no me ayuda y lo redirijo con oración hacia la verdad espiritual de quien soy. Los sucesos que considero como “disparadores” ahora me guían hacia pensamientos, palabras, prácticas y conexiones que afirman la vida. Acojo y permito este bien infinito en mi vida, tal y como se presenta de muchas maneras. Acepto que nunca estoy sola. Estoy consciente de que Dios es mi amigo constante, mi compañero, apoyo y guía siempre presente que me ama incondicionalmente.

Doy las gracias y celebro esta verdad espiritual.

Lo dejo ir, y dejo que Dios tome las riendas.

Y así es.

Amada Colt, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Tuesday, July 25, 2017

Oración para la sobriedad

La creación existe por medio del amor y la voluntad de Dios. No hay nada fuera de Dios. La Divinidad es la fuente y el sostén ­­de todo lo conocido y lo desconocido, lo visible y lo invisible. Dios está presente en todas partes, en todos los mundos, en todos los universos, en todas las dimensiones y planos de la existencia. Dios es la sustancia divina del ser, formado y no formado. Dios está aquí en este momento y siempre, dando de su amor y luz de maneras infinitas e ilimitadas a toda la vida.

Yo estoy hecha de este amor infinito de Dios. Yo soy una hija de Dios. La presencia divina vive en cada aspecto de mi ser. Es mi herencia divina. Estoy hecha de esta sustancia divina. Soy inseparable de este bien. Dios respira y ama a través de mí. Dentro de mí existe ese anhelo divino de conocer plenamente la presencia total, íntegra y perfecta de Dios. No hay lugar en mi vida en el que Dios no esté presente. La presencia de Dios está en mí, se expresa a través de mí y como yo misma. Vivo en la totalidad del Uno compasivo.

Desde este lugar de unidad, pronuncio esta oración para mí y para toda la vida. Afirmo mi voluntad inquebrantable de estar presente ante la vida. Practico la gratitud con todo lo que aparece. No importa como aparezca, confío en que está aquí para mi beneficio. Estoy dispuesta a soltar las antiguas maneras inútiles de evitar, escapar o adormecerme. Recuerdo que mi poder superior, Madre-Padre Dios, Espíritu —como quiera que lo llame— es todopoderoso y siempre me ama. Me abro a Su apoyo y guía, los cuales están disponibles al 100%. Reemplazo los hábitos inútiles y busco asociarme con las personas que me rodean. Elijo la conexión en vez del aislamiento. Afirmo las decisiones, las actividades y las relaciones que apoyan mi crecimiento espiritual y mi sobriedad. Soy más amable conmigo misma y me perdono más fácilmente. Reconozco mi progreso y suelto la tendencia de pensar demasiado. Interrumpo el diálogo interno que no me ayuda y lo redirijo con oración hacia la verdad espiritual de quien soy. Los sucesos que considero como “disparadores” ahora me guían hacia pensamientos, palabras, prácticas y conexiones que afirman la vida. Acojo y permito este bien infinito en mi vida, tal y como se presenta de muchas maneras. Acepto que nunca estoy sola. Estoy consciente de que Dios es mi amigo constante, mi compañero, apoyo y guía siempre presente que me ama incondicionalmente.

Doy las gracias y celebro esta verdad espiritual.

Lo dejo ir, y dejo que Dios tome las riendas.

Y así es.

Amada Colt, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Thursday, July 6, 2017

La comunicación clara

Dentro de esta única Presencia amorosa, solo hay un Dios. Es la totalidad del ser que entra y sale de la forma, creando de nuevo en cada momento. Está activa y presente en toda la creación, en comunión constante y compasiva con todos los aspectos de Sí misma como la Vida.

Y yo soy parte de esta expresión amorosa de Dios, integrada a Su totalidad, inseparable de la plenitud y bondad del Uno. Yo soy un instrumento y actividad de esta comunión sagrada, un lugar en el que Dios se presenta. Está en mi naturaleza divina disfrutar de esta comunicación divina, una conexión irrevocable e inquebrantable con Dios. No tengo fronteras. No existe un lugar en el que yo termine y el resto de Dios comience.

Desde este espacio de integridad y unidad con la Fuente de mi ser, hablo mi palabra para mí misma. Acepto una mayor experiencia de la comunicación clara en cada aspecto de mi vida. Me doy cuenta más fácilmente de cualquier pensamiento, idea o creencia en la carencia, la limitación, la separación o el miedo, y los dejo ir. Mantengo un canal de comunicación abierto con la Divinidad a través de mi práctica diaria de oración, meditación y comunión con la naturaleza. Así me vuelvo un oyente más sensible. Voy más lento para escuchar la voz de Dios en mí. Confío en los mensajes que llegan a través de mi cuerpo, corazón e intuición. Soy más amable, transparente y no uso armaduras al comunicarme con otros. Me doy cuenta de que mi diálogo interno es más amable, gentil y flexible. Declaro que tengo la disposición para escuchar más de lo que hablo. La honestidad va acompañada de la amabilidad. Disfruto y cultivo ser un instrumento de comunicación con la Vida que es más claro y compasivo. Me inclino hacia una comunicación más profunda con la Divinidad.

Reconozco esta Verdad con agradecimiento y alivio; estoy segura de que ya esto es conocido y realizado en Dios.

Y así es.

Amada Colt, RScP
Center for Spiritual Living Santa Rosa
# UnMundoQueFuncionaParaTodos

Tuesday, June 20, 2017

La paz a través de la unidad

Dios es la esencia y la sustancia de absolutamente todo. Se expresa en la belleza de la naturaleza, en el corazón de la humanidad, y en toda la Vida. El amor, la paz, la verdad y la belleza están en el centro de todas las personas en todo momento. Somos el Uno colectivo, la verdad sin divisiones viviendo en una multitud de formas.

Dios se revela eternamente en todo lo que es. Se revela en mí, como yo y a través de mí. La presencia de esta realidad divina y misteriosa no depende de mi conciencia de ella. Está en mí, y en toda persona; nadie y nada queda excluido. Estoy unificada con todo lo que es y Dios es todo lo que es.

Mi conciencia se expande para darme cuenta de que todas las personas, incluyéndome a mí misma, somos hijos de Dios. Puedo saber esto aun cuando enfrento ideas opuestas y situaciones que parecen contrarias. No hay ninguna separación entre mi ser y el de otro ser humano. Comprendo que la percepción de Dios se está ampliando en todas las personas, y honro este proceso. Creo en la unidad, y confío en que el amor poderoso de Dios se expresa y se expande hacia toda la humanidad. La paz y la armonía siempre triunfan sobre lo que percibo como el caos. Las percepciones no son la Verdad, y así como confío en que Dios está presente en todo, eternamente y en todas partes, mi conciencia se llena de paz. La paz de Dios me guía al presenciar los eventos mundiales y en mi relación con todas las personas.

Saber que todo esto es la verdad me llena de confianza y paz. La manifestación de esta oración ya está creciendo en mi corazón. Simplemente dejo ir esta oración, confiando en que ya todo está hecho.

Y así es.

Sherry Vierra, RScP

Center for Spiritual Living, Santa Rosa


Sunday, June 11, 2017

Oración afirmativa para la claridad acerca de las decisiones profesionales

Hay un diseño perfecto detrás de toda la vida. Es ese diseño brillante y único de la naturaleza que se expresa plenamente en cada momento. Esta es la vida divina en su expresión íntegra. Y es generosa, ilimitada y llena de posibilidades, ideas e inspiraciones. Esta es la naturaleza de la vida divina: da su guía a todos por igual.

Yo soy parte de esta expresión divina. El diseño perfecto de la naturaleza está dentro de mí y a mi alrededor. La inspiración divina llega a mí y se expresa a través de mí con facilidad y sin esfuerzo, pues yo soy una con esa fuerza vital que me ha creado.

Así acepto para mí misma que todas mis decisiones se basan en esta guía inspirada por el Espíritu Viviente. Que cualquiera que sea el próximo paso en mi carrera, viene a mí través de ese diseño perfecto, ese patrón natural del Ser Divino. Afirmo y acepto que la vida divina se expresa completamente a través de mí. Todo lo que aprendo y sé proviene de esta fuente de toda la vida. Por lo tanto, aguardo un proceso de decisión bello y poderoso. Estoy llena de claridad y luz, y el todo-bien se presenta ante mí a cada paso.

Doy las gracias por esta claridad y perfección.

Dejo ir mi palabra hacia la Ley en completa fe y confianza.

Y así es.

Diane Tapogna, RScP
Center for Spiritual Living Santa Rosa



Monday, June 5, 2017

Oración afirmativa para la salud y el bienestar

Hay una fuerza vital, creativa y dinámica. Es el Poder creativo que anima a toda la Vida hacia la forma. Su naturaleza es la integridad, el bienestar y la perfección. Este Poder creativo es el poder sanador que está eternamente restableciendo la vida a su estado natural y perfecto.

Ya que hay un solo Poder creativo y una sola Vida, sé que soy parte del Poder creativo de esta vida dinámica. Sé que soy íntegra, porque soy un aspecto de la perfección de la Vida.

Así reconozco que manifiesto un estado perfecto de salud, integridad perfecta y bienestar perfecto. Ya que esta es la naturaleza divina, debe ser mi naturaleza también. Acepto que soy guiada hacia cada actividad y cada modalidad que me brindan un gran estado de salud y bienestar. Afirmo que la plenitud es mi estado natural y lo acepto completamente.

Doy las gracias por este reconocimiento y por saber la verdad de mi ser; que estoy sana y saludable.

Dejo ir mi palabra de oración al medio receptivo, confiando totalmente en su manifestación.

Y así es.

Diane Tapogna, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Monday, May 29, 2017

La receptividad

Hay una Vida divina y perfecta. Es la Vida del Espíritu Viviente y Todopoderoso, y está llena de alegría, paz y bondad. Esta Vida siempre está abierta y receptiva, y responde a todo lo que es, porque se está entregando plenamente a Sí misma en cada momento. Es generosa. Es abundante y es omnisciente.

Yo sé que soy una con esta vida generosa, una con el Espíritu Viviente. Su alegría es mi alegría. Su paz es mi paz. Su bondad es mi bondad.

Así pues, acepto vivir en un estado de receptividad más amplio. Acepto para mí una mayor experiencia de escuchar, de prestar atención, de un nuevo despertar y de una consciencia más profunda. Soy una persona que recibe con gracia la bondad que la vida me brinda. Respondo desde un lugar de paz y alegría.

Doy las gracias por esta nueva comprensión de mi propia naturaleza receptiva.

Suelto esta palabra de oración a la ley, sabiendo que es manifestada plenamente.

Y así es.

Diane Tapogna, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Monday, May 22, 2017

Guía

Hay un Aliento, una Fuente y un Sostenedor de todo lo que es. Es aquello que manifiesta desde lo invisible hacia la forma, creando desde Sí mismo en cada momento. Es Madre-Padre-Dios, omnipresente, entregándose eternamente a Su creación. Es el poder y el movimiento de la consciencia. Es el Amor que siempre está obrando en beneficio de la Vida. Es la Inteligencia Divina que ilumina, informa y guía, y es la Plenitud de la vida. No hay nada que exista fuera de esta Unidad. Está presente plenamente y disponible en cada momento.

Yo estoy hecha de esta sustancia divina. Yo soy parte de la creación. Soy inseparable del cuerpo, de la mente y del espíritu de este Uno. Vivo —y mi ser existe— dentro de Él. La respiración y el latido del corazón del Uno se mueven a través de mí. Me siento en mi casa dentro de esta Presencia, viviendo en Su plenitud, inteligencia infinita y sabiduría.

Desde esta consciencia, expreso mi palabra para mí misma. Acepto una mayor experiencia de mi conexión con la guía divina. Confío en la inteligencia que informa a cada una de mis células, cada molécula y átomo de mi ser. Acojo a mi intuición innata, que siempre obra en mi beneficio. Me abro y escucho al Dios en mí que sabe. Tomo tiempo regularmente para contemplar, orar y meditar, dándole espacio interior a mi naturaleza intuitiva para tener mayor reconocimiento y claridad. Acojo a la Divinidad en mí y le permito guiar mis decisiones, pensamientos, palabras y acciones. Descanso en el dulce conocimiento de este proceso divino, que se trata de una alineación más completa con mi bien.

Estoy muy agradecida por este cambio de consciencia, y confío en aquello que siempre obra en mi beneficio y en beneficio de toda la Vida.

Con absoluta confianza, acepto que esto ya es conocido y hecho en el corazón y en la mente del Uno.

Y así es.

Amada Colt, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa



Saturday, April 22, 2017

Vida eterna

La Vida Divina, la paz eterna, la vida —según la conocemos— viviéndose a sí misma, está totalmente presente en este momento. Esta experiencia mística, con toda su gama de emociones, es profunda, poderosa y, en apariencia, se impulsa a sí misma.

Yo soy una expresión de esta vida divina, así como lo es el lector de esta oración afirmativa. Tenemos todo lo necesario para experimentar el amor, la paz, la plenitud y la belleza exquisita.

Al recordar que Dios es la vida eterna, acojo el descanso, el silencio restaurativo, las expresiones de amor que sanan y ayudan a tranquilizar la mente. Honro y bendigo a cada vida como el milagro que es, no importa su duración, y cubro con un manto cálido de amor los hombros de aquellos que han perdido a un gran amigo. Dios nos abraza y nos consuela en los tiempos difíciles.

Con ternura, suelto esta oración, y reposo mi mente en rendición a la voluntad de Dios.

Y así es.

Andra Sandberg, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Sunday, April 9, 2017

Tengo claridad serena en cuanto a la dirección de mi vida

Hay un poder creativo que está creando la vida eternamente desde Su propia naturaleza generosa y amorosa. Es paz, claridad y serenidad perfectas. Este poder es el Espíritu en expresión en el cual todo está incluido, lo eterno y lo infinito.

Yo soy una con este poder creativo. Una con Su paz y calma. Una con Su claridad.

Acepto que la claridad serena es la atmósfera desde la cual vivo. La dirección de mi vida está clara. Disfruto y acojo la tranquilidad. Me relajo y disfruto mi relación con los demás. Tengo una confianza serena. Estoy en paz y tengo claridad en cuanto a la dirección de mi vida.

Doy las gracias por la comprensión de esta verdad acerca de mi vida.

Entrego esta Palabra a la Ley que responde plenamente.
Y así es.

Diane Tapogna, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Wednesday, April 5, 2017

Oración afirmativa para el despertar espiritual

Dios es la fuente y la sustancia de todo lo que existe, y está creando de nuevo en cada momento. Lo Divino está presente en todas partes, nunca ausente, envolviendo a todo en Su plenitud. Incluye lo visible y lo invisible, lo conocido y lo desconocido. No hay nada fuera de Dios. Esta fuerza irresistible e inquebrantable de amor y compasión siempre actúa en beneficio de la creación. Aunque transforma lo invisible en forma desde Sí mismo, permanece intacto. Su plenitud está, atraviesa y es toda la vida. Cada momento sagrado es el presente eterno.

Yo estoy hecha en la imagen de Dios, soy una hija de Dios. Ya que esta es la verdad para mí, es la verdad para todos los seres y todas las formas de la creación. No hay lugar donde yo termine y el resto de la vida de Dios comience. Lo Divino respira a través de mí y hace latir mi corazón. Yo soy una expresión única de lo Divino, un lugar donde aparece Dios. Soy inseparable del Uno, vivo dentro de la plenitud de Dios, conectada con todo lo que es.

Desde este lugar de unidad, declaro esta oración para mí y para todos los seres humanos, todas las criaturas y nuestra Madre Tierra. En medio de los eventos políticos, nacionales y mundiales, elijo percibir este tiempo como un tiempo de despertar, en el que las preocupaciones y los problemas se traen a la luz. Reconozco que la unidad de la Vida es mayor que la suma de Sus partes. En esa unidad está el poder para unificar, de una manera nueva, aquello que parece estar fracturado temporalmente y en oposición a su Ser divino. Esto comienza conmigo. Donde haya una experiencia de odio y temor, estoy más dispuesta a amar y a comprender. Practico la bondad en mis actividades diarias. Si aparece la injusticia, me abro al perdón y a la acción constructiva. Cuando sienta o presencie la separación, busco las formas de sentir y promover la inclusión. Aprecio nuestra humanidad compartida, y abro mi mente a otras perspectivas. Si soy llamada a abogar por una causa, lo haré con buena voluntad y con métodos que promuevan la comunicación y fomenten la comprensión entre todas las partes involucradas. Por nuestra bella Tierra y todo lo que vive en ella, confío en la Inteligencia infinita del Universo. Los seres humanos somos parte del mundo natural. Afirmo que las respuestas y las herramientas están presentes y disponibles por medio de la voluntad de Dios para preservar el equilibrio, la diversidad y la armonía de la naturaleza y de la humanidad.

Estoy agradecida por este cambio en mi consciencia, por la luz divina que se ilumina por medio de este conocimiento. Confío en que ya está hecho en la mente de Dios.

Y así es. Amen.

Amada Colt, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Friday, March 24, 2017

Oración para la salud vibrante y la cirugía exitosa

Hay un Espíritu amoroso. Es la fuente grandiosa de todas las formas de vida. Su naturaleza es la plenitud y la perfección. La luz del Espíritu viviente guía a todas las formas de vida a la perfección. El amor de este Espíritu incluye a todas las personas en todo momento, ya que es infinito y eterno. Es la fuerza creativa que se renueva a Sí misma eternamente.

Yo soy una con la perfección y la plenitud de la vida. El poder creativo del espíritu está activo en mí y en mi cuerpo.

Declaro que esta cirugía es un éxito absoluto. En este momento, el Espíritu Divino está orquestando todo lo que sea necesario para apoyar el funcionamiento perfecto de mi cuerpo. Mi cuerpo coopera y el poder curativo me trae salud de forma rápida y completa. Mi cuerpo es un centro de salud vibrante y me siento bien. Estoy bien. Todas las personas involucradas en mi tratamiento y cuidado son guiadas divinamente.

Doy las gracias por esta comprensión acerca de mi cuerpo y mi vida.

Dejo ir mi palabra a la Ley y lo dejo ser.

Y así es.

Diane Tapogna, RScP
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Wednesday, March 8, 2017

Oración afirmativa para la conexión, la unidad y la integridad

Dios es el creador, la sustancia y el sustentador de todo lo que existe. No hay nada que exista fuera del amor infinito de Dios y su naturaleza eterna. Dios está presente en todas partes y siempre obra a favor de la creación. Dios es el único cuerpo, mente y Espíritu, el espacio donde la vasta diversidad de la creación tiene Su ser. Es lo conocido y lo desconocido, el poder que mueve lo invisible hacia adentro y hacia afuera de la forma, creando de nuevo en cada momento.

Por consiguiente, yo soy una hija de Dios, sin excepción. Fui creada a propósito en la imagen de la Divinidad, una hija de Dios. La Divinidad está presente en mi vida, en mi cuerpo, mente y espíritu. Soy inseparable de este Uno. Dios es el aire que respiro, lo que hace latir mi corazón y la tierra que piso. Dios obra por mí y conmigo en todos mis asuntos. Yo soy parte de la Totalidad de Dios. Ya que esto es verdad para mí, es verdad para todas las personas, para toda la creación de Dios.

Desde este lugar de Unidad, declaro esta palabra sobre mí y para mí, para todas las personas de mi país y del mundo. Soy amorosa conmigo misma y acepto la presencia de Dios en mi vida. Mientras soy abrazada por Dios, dejo ir todo lo que no sea de beneficio. Me inclino hacia ese Uno que está presente aquí mismo y en este mismo momento. Mis prácticas diarias de espiritualidad y cuidado propio me llenan y me preparan, de manera que sea más fácil ir al Dios interior para recibir guía y apoyo. Reconozco que la unidad y el santuario que busco es la Divinidad que siempre reside en mí. En medio de mi día, invito a que la experiencia de conexión y unión se expanda. Al encontrarme con mi prójimo, me doy cuenta de lo que compartimos en amor.

Extiendo la buena voluntad y la compasión en mi vecindario, en mi comunidad y en las redes sociales. Podría ser a través de una oración silenciosa, un oído empático, ceder el derecho de vía en el tráfico, una sonrisa o un saludo amistoso. Afirmo mi disponibilidad para ser un lugar seguro que construya puentes entre las personas. Escucho de manera profunda y generosa, con un corazón abierto para poder entender. Me pongo a mí misma en “pausa” antes de hablar o escribir. Le doy la bienvenida a un sentimiento más amplio de paz y confianza que me permita aventurarme hacia un espacio más profundo en mí y en mi conexión con todos los seres y la Vida. Declaro que la unidad es nuestra naturaleza y que, por medio de la unidad, prosperamos. Recuerdo que Dios, la Vida y el Universo obran por mi bien.

Descanso en esta consciencia, reconociendo esta verdad espiritual acerca de mí, para mí y para todas las personas. Todo existe dentro del Uno.

Dejo ir esta oración al corazón y a los brazos de la Divinidad donde es conocida y hecha.

Amén

Amada Colt RScP,
Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Monday, February 13, 2017

La humanidad despierta a su magnificencia espiritual

Todo el poder que existe, todo el amor que existe, toda la sabiduría que existe están aquí en este momento. Siempre están aquí y ahora, ya que la presencia de la Divinidad reside en nuestro interior y más allá del espacio y del tiempo. Llamémoslo Dios, Espíritu, Inteligencia Divina; no importa cómo la llamemos, es esa fuente ilimitada de todo, la cual vive sin fin, sin límite.

Esta Presencia Magnífica ha creado todo lo que existe, expresándose en y a través de cada vida con su gracia y luz. El Espíritu se está desarrollando, se está abriendo, está floreciendo y está expresándose como la vida misma. Toda la creación es una parte de este magnífico baile de alegría, de esta canción del Espíritu. 

¡Estamos hechos de esta materia divina! Cada vida, cada persona, ha sido creada de esta Fuente infinita de sabiduría y luz, y es una expresión de todo lo que es el Espíritu. Dios es el corazón y el alma de cada uno de nosotros, se mueve a través de nosotros, como nosotros mismos. Nosotros somos la canción que canta Dios, somos el florecimiento del amor y de la sabiduría del Espíritu. Es nuestra vida misma, nuestro aliento mismo.

Desde esta consciencia, hablo mi palabra para y acerca de todas las personas. Afirmo que somos seres espirituales, que vivimos una experiencia humana y que nos abrimos a una mayor consciencia de esta Verdad. Declaro que estamos aquí a propósito y en buena hora; somos el lugar donde Dios se manifiesta en este planeta, y estamos descubriendo la verdad de quién y qué somos en Dios.

El espíritu se mueve a través de nosotros, inspira y despierta a la humanidad a su magnificencia espiritual. A medida que lo humano se entrega a este anhelo Divino que nos llama desde el interior de nuestro ser, la humanidad se abre a la luz ilimitada de la cual somos hechos. 

Somos el amor y el poder del Espíritu manifiesto. Somos el florecimiento del Espíritu que se conoce a Sí mismo en toda su sabiduría y gloria. De manera individual y colectiva, la humanidad despierta a lo más elevado que mora en nosotros. ¡Qué bendición y que milagro!

¡Mi corazón está lleno de alegría y gratitud por esta realización de la verdad! Mi copa “está rebosando" con la abundancia de la gracia de Dios y estoy repleta de un profundo agradecimiento por este despertar.

Suelto y dejo ir mi palabra con fe y confianza hacia la ley espiritual, la cual siempre responde con plenitud rebosante. La dejo ir y observo cómo ocurren milagros.

Y así es.
Amen.

Angel Fiorito, RScP

Center for Spiritual Living, Santa Rosa

Wednesday, February 8, 2017

Acción social consciente

Vemos un mundo en el cual somos llamados a la acción social consciente.


Sólo hay una Cosa, la Cosa Misma que es Todo lo que es, omnipresente, ilimitada, eterna.

Esta Unidad se expresa en, como y a través de cada ser humano en este planeta. Brota de la Fuente Única en una rica bendición de variedad, abundancia y de la vida misma. La humanidad tiene los oídos y el corazón para percibir la Divinidad interior, para sentir esta Presencia sagrada y eterna.

Al honrar la Divinidad en todo ser humano, los individuos se reúnen en familia, en su lugar de trabajo, su vecindario y su comunidad espiritual para reconocerse el uno al otro con respeto, autenticidad y acogida. De estas comunidades forjadas por el amor, surge un deseo de servirse mutuamente. Este anhelo, centrado en el amor y en la conexión interna, crea olas que se esparcen en todo el mundo en la forma de servicio significativo y colaboración guiada por el Espíritu. Cuando la Divinidad se encuentra con la Divinidad, ocurren milagros. Al ser vistos y escuchados por otros, y al ver y escuchar a otros, se fortalecen nuestras conexiones y crece el amor aquel Amor que es el único Poder. Estas comunidades sagradas, que se enfocan en el Bien, sirven con sabiduría, visión y acogida. Actúan con gracia para promover un mundo que funciona para todos.

Al hablar esta Palabra, conozco esta verdad con más profundidad, y vivo en alineación con la Divinidad más que nunca antes. Por esto, estoy muy agradecida. Celebro el Uno en que nos movemos y vivimos y existimos.

Dejo ir mi palabra a la Ley, sabiendo que su Sí es el Amor en acción, y lo dejo ser.

Y así es.

Rev. Tara Steele


Center for Spiritual Living, Santa Rosa